miércoles, 28 de octubre de 2015

Paso cordillerano de AGUAS NEGRAS.
Ubicación: NO de la pcia de San Juan.
Relato escrito en junio/2005.
Datos:Fecha del viaje: Febrero/2.002
Integrantes: 2 personas: Carlos y Susana (un matrimonio de recientes abuelos), en auto convencional –Renault 9 Std. Año 1994.
Itinerario: Bs. As., Potrero de los Funes, ciudad de San Juan, San José de Jáchal, Pismanta, Barreal, ciudad de San Juan, San Agustín del Valle Fértil, La Falda y Buenos Aires.
Extensión: 4.300 kms. En 12 días.
Relato de la excursión:Veníamos desde San José de Jachal hacia El Rodeo por RN 150, asfaltada con dirección E – O, -por la famosa Cuesta del Viento- y nos alojamos en el Hotel Termal de Pismanta, para en la mañana del siguiente día hacer el paso internacional de Aguas Negras con 4.780 m.s.n.m.Día 6- 8:00 Hs desayuno y a Las Flores (5 km por RN 150 N – S) para combustible, víveres, gaseosas/agua mineral y masticables.
Seguimos por RN 150 con destino al Paso de Aguas Negras (94 km en dirección este - oeste).
Nota: ¿por que “Aguas Negras”?.
Visión que se tiene del agua que discurren por las rocas negras del glaciar. Estas rocas negras y pulidas dan al agua cristalina un engañoso color negro por el cual le ha valido el nombre.
El primer tramo (35 km) son de asfalto y a 7 km se cruza el puesto de aduana, para luego seguir por una larga recta por la desnuda planicie con vistas a la cordillera nevada.
A los 25 km se arriba al pie del macizo cordillerano y se continúa por la angosta quebrada del Agua Negra, junto al arroyo, e internándose en la cordillera de Olivares, uno de los cordones de la cordillera Frontal.
Sigue el paisaje encajonado y sinuoso, siempre junto al arroyo, que ofrece pequeños rincones para detenerse a matear y/o descansar próximo al puesto de gendarmería de Arrequintín.
Se dejó el asfalto aproximadamente en Guardia Vieja y se continua por un buen ripio, todo en ascenso, sin grandes dificultades, muy pintoresco, con rocas de variado colorido que siempre avanza junto al arroyo de Aguas Negras (con bordes escarchados) hasta arribar al paso fronterizo con Chile a una altura de 4.780 msnm.

Un dato: gendarmería y aduana permite el paso sin cumplir los trámites de salida del país, para el caso de recorrer la ruta, conocer y volver antes del horario de cierre (18:00 hs).
Solo retienen los documentos personales y del automóvil que son reintegrados en el regreso.
En el paso internacional, y como homenaje a n/ país, gozamos un poderoso mate y charla con un grupo de europeos de regreso a La Serena- Chile.

Luego de un corto paseo por lado chileno (que no es tan vistoso en esa altura) regresamos en bajada hasta la aduna de Arrequintín, para reintegro de los documentos retenidos, alrededor de las 15:00Hs.
Durante el ascenso, se agrandan cada vez mas, los manchones blancos de hielo que divisamos desde el llano.
Sigue así hasta tenerlos a mano a la vera del camino; es posible tocar las formas congeladas de los eternos “penitentes” y hasta circular con el auto entre ellos. IMPAGABLE.
Allí en ese puesto realizamos control de frenos del coche (luego digo el por qué) y almorzamos bajo los árboles junto al arroyo y descanso.
Aprox. 17:30 Hs. continuamos el regreso con parada y charla en gendarmería para comentar el paseo realizado.
En este lugar, volvimos la mirada hacia atrás para observar los manchones de hielo en los elevados picos blancos de los cerros y nos preguntamos: ¿hasta allí arriba pasamos con el auto, caminamos y tomamos fotos?.
Luego llegada a Las Flores y una recorrida más amplia por esta localidad, también por Iglesia y de regreso por caminos rurales de su valle hacia Pismanta.
Ahora comento el por que del control al auto: durante la trepada (aprox. 3000 msnm) noté que no funcionaba la bocina. Un inconveniente menor, aún cuando es útil en montaña.
Mas arriba detecté que no tenía freno de pedal. Este no resultaba tan menor, pero seguimos igual.
Probé varias veces el pedal y nada, de la bocina ni me acordé.
El regreso hicimos la bajada bien despacio, del lado opuesto al precipicio, pisando lo mas posible arena y ripio finito que frenara el auto y todo a pura caja de velocidad.
En el puesto de gendarmería, post charla, revisé cañerías, depósito del líquido de frenos, mangueras y traté de ver manchas que me indicaran algo.
Resultado negativo, todo se presentaba normal.
Entonces pedí que me dejaran abierta la barrera, retrocedí un buen trecho, puse primera, arranqué y frené.
Oh! Sorpresa: todo O.K., repito la maniobra en forma mas brusca y O.K., pruebo la bocina y O.K. No entendía nada??? Luego y razonando, supongo que se debió a la baja presión y carencia de oxigeno: creo que el motor se tragaba todo el aire y no se abastecía el servo freno; sobre la bocina será problema en la membrana, si es así como funciona.
Actualmente sigo con el mismo freno y bocina sin reparación alguna.
De regreso al hotel, por RN 150 y hacia el este, sale un camino insignificante que nos lleva a la capilla colonial de Achango (primera capilla jesuistica levantada en San Juan y declarada MHN).
Ubicada en lo alto del monte y con vista hacia el valle oriental, enmarcado por el largo cordón cordillerano de la sierra Negra.
En este solitario paraje y con animada concurrencia de lugareños de las aldeas de la zona se realiza una festividad religiosa , donde para su ceremonia, se cubre el piso de la nave (como en antaño) con coloridas mantas nuevas tejidas en telar por sus feligreses.

Allí tomamos la merienda con mate y regreso al hotel Termas para ducha, baño termal, descanso cena y caminata en la noche por la ruta, a cielo abierto y cubierto de estrellas.
UN DIA INOLVIDABLE QUE NOS DEJO MUY GRATOS RECUERDOS.
Conversamos durante la cena nos dijimos: “vencimos a la montaña”!!!.
Pero enseguida reflexionamos: NO, no vencimos, ella solo nos permitió llegar un poco más alto, conocerla, apreciarla algo más y disfrutarla.
Ahora será momento de pensar en otra nueva excursión.
Hasta la próxima.
Experiencia vivida por Carlos Massarutto y Susana Villa en Feb/2002.
Lomas del Mirador – Pcia Bs As.

sábado, 2 de mayo de 2015

MARTES, 14 DE AGOSTO DE 2007

UN REMIS en YAVI.

UN PERSONAJE de YAVI.
Relato escrito en abril del 2006.
Ubicación geográfica: Norte de Jujuy.
Datos:
Fecha del viaje: marzo/2.006.
Integrantes: 2 personas: Carlos y Susana, los abuelos en su auto Renault 9.
Itinerario: salida desde Lomas del Mirador (Gran Bs. As.), ciudad de Santiago del Estero, Rosario de La Frontera (Salta), en provincia de Jujuy, Humahuaca, Susques y Purmamarca, Rosario de La Frontera (Salta), Rafaela (Santa Fe) y regreso a Lomas del Mirador (Gran Bs. As.).Extensión: 5.053 kms. Duración: 12 días.
RELATO.
Día 6- 8:30 Hs desayuno y en colectivo regular de línea salimos por RN 9 al norte con destino final La Quiaca distante 175 km y a 3.442 msnm.
A poco de salir comienza la cuesta de Azul Pampa -que sube hasta los 3.730 msnm- dejando atrás el paisaje de la quebrada y comenzando la puna.
Tres Cruces con 3.707 msnm es puerta de salida de los minerales de plomo, plata y zinc extraídos de los yacimientos de la zona.
Abra Pampa con 3.484 msnm, en alguna oportunidad se la denominó “Siberia Argentina” por lo desolado del lugar es un centro de servicios que nuclea a la población de la puna jujeña, y donde se han plantado olmos siberianos para mitigar el rigor climático.
Luego viene la laguna Rontuyoc, visible al este de la ruta, Puesto del Marqués, La Intermedia, Pumahuasi y La Quiaca, previa detención por un piquete.
Esta es una ciudad fronteriza con Bolivia, el final de la RN 9 y antigua posta de camino al norte.
Una recorrida por sus calles y la zona del mercado, luego buscamos un vehículo que nos transportara a la localidad de Yavi, distante a 16 km al este con 3.500 msnm.
EL LUGAR.Yavi esta ubicada sobre un pequeño valle adjunto al río de igual nombre y es un antiquísimo pueblo con construcciones de adobe sobre una meseta en declive que remata en cerros cercanos. Con paisaje árido a su alrededor y solamente vegetación tupida en cercanías del río.
Visitamos su iglesia de Nuestra Señora del Rosario y San Francisco (MHN) anterior al año 1676, de construcción simple y con un interior no muy grande que contrasta con el lujoso alhajamiento, ricas tallas del maderamen del coro, ornamentación en el púlpito y los dorados del altar mayor.
Ubicada en el centro de un pequeño predio cerrado por una calle circular de piedra, posee imágenes de gran calidad hechas en tallas de madera de maguey y una colección de antiguas pinturas.
A un costado de ella se ubica la Casa del Marqués de Tojo donde funciona un museo histórico con salas rectangulares que rodean un gran patio cuadrado.
Allí funciona una biblioteca pública y una muestra arqueológica con piezas halladas en la zona.
Ya avanzada la tarde y finalizada una recorrida por sus calles aledañas y parte del curso del río regresamos al “centro” para ubicar otro vehículo que nos devolviera a La Quiaca.
Allí encontramos a una turista oriunda de Mercedes pcia Bs As, que tenía igual meta que nosotros: regresar con algo a La Quiaca.
El panorama era desolador, un pueblo casi sin habitantes, de edificaciones extremadamente antiguas, veredas altas, calles de ripio y tierra, un sol a pleno y calor.
Solo unas voces lejanas desde la escuela, algunos niños jugando al fútbol en patio de piedra.
EL PERSONAJE y su MEDIO.
Pasaron dos vehículos con resultado negativo: el primero no había capacidad para tres personas más; el segundo -una camioneta- no era su destino.
A medida que avanzaba el tiempo empezaba a crecer un poco nuestra preocupación, pues se acercaba el horario de salida para el regreso en el colectivo de línea.
Oh sorpresa!! vemos venir solo un coche con el conductor y me dije: ésta es la nuestra.
Las mujeres dijeron: en eso.. vos estas loco!!
El “remís” -luego de mirarlo bien- era un Fiat modelo 1500 de alrededor del año 68 un poquito…, bastante…, muy caído!!, pero andaba.
Su conductor, un puneño (supongo de no mucha edad) de características similares al Fiat, con solo 3 o 4 dientes expuestos en cada sonrisa, muy cordial se ganó el viaje.
Por que se lo ganó, por que se cobra $ 1.00 per cápita y se juntan 4 personas, así el viaje vale $ 4,00. Nosotros somos tres pero igual pagamos por los cuatro.
Aceptó contento, subieron las mujeres atrás y yo al lado del puneño e iniciamos la vuelta a La Quiaca.
El remís hacía más ruido que enloquecido baterista de rock, el tapizado casi no había, lo poco que le quedaba eran jirones, los vidrios de las ventanillas delanteras no se si estaban bajos o no existían, el espejo retrovisor bailaba al compás del camino, igual no tenía espejo.
Nos pusimos a charlar con el conductor puneño, muy simpático, ameno, alegre y conocedor de la zona y de las dificultades allí existentes.
Comenzamos alegremente y con mucha buena onda, así que pregunta va, respuesta viene durante todo el recorrido.
-Yo: está un poco caído el Fiat?.
-El: si un poco, pero anda bien y tira. Tiene que seguir ayudándome todavía, me colgó el Escort y despliega una sonrisa amplia.
-Yo: como fue eso, que le pasó?
-El: Compré un Escort un poco más moderno, pero se me fundió, bah me jodieron. Así que volví a rescatar el Fiat que lo había dejado en el gallinero, lo puse en marcha otra vez y salio de nuevo a caminar.
-Yo: como es eso del gallinero?
-El: Sí lo había tirado en el fondo, y las gallinas dormían adentro, en los asientos, sobre el tablero, si busca por ahí debe haber algunos granos todavía y risa amplia con los 4 dientes a la vista.
-Yo: bueno las que tuvieron suerte son las gallinas, ahora viven en casa más nueva, le van a pedir mejor comida.
-El: Tiene razón, eso no lo había pensado, ahora ya era carcajada a boca abierta, y dientes libres.
-Yo: le hizo alguna limpieza cuando salió del gallinero y antes de sentarse al volante?, a ver si bajamos premiados.
-El: Sí lo repasé todo, no creo que haya quedado algún resto de cag… de las gallinas. Pero cuando se bajen revisen por las dudas. Otra gran carcajada; ya los dientes no importaban.
-Yo: no habrán quedado en el Fiat algunos huevos de las ponedoras?
-El: Nooo!!, seguro que no. Los guaguas grandes se encargan de recojerlos, para la tortilla.
A esta altura, atrás las mujeres no salían de su asombro, comentarios entre ellas y un poco de participación en la charla. La señorita de Mercedes meta sacar fotos con su cámara digital.
Era una representación de teatro: el puneño y yo en el escenario, ellas el público.

En las curvas sonaban fuertes ruidos de las ruedas o tren delantero, aparte de todos los demás del coche. 
-Yo: funciona la bocina?
-El: no sé, pero no hace falta, el Fiat sólo se hace oir.
Esta vez las carcajadas fueron de todos y comprendimos que era lo único que había.
-Yo: llegaremos a La Quiaca?.
-El: seguro, apostamos algo?
-Yo: no que pierdo, pero lo decía por la hora de salida del colectivo.
-El: risa pícara, entendió la ironía y mi safada.
La conversación siguió con respecto al estado de los caminos de la puna y las precauciones a tener en cuenta.
Le comenté una idea que me daba vueltas: salir de La Quiaca a Santa Catalina y bajar por el lado oeste de la laguna de Los Pozuelos para pasar por Laguinillas y Rinconadas en un auto común.
Me dijo: hágalo sin miedo y confirmó datos que yo ya conocía. Proporcionó otros más que son para tener presente; demostraba ser un experto conocedor de las dificultades de la zona y como encarar las cosas para pasar los inconvenientes que puedan presentarse.
Agregó, ahora necesitan camionetas 4 x 4 para andar por la puna, pero le cuento algo, yo lo he hecho un tiempo atrás y con éste mismo Fiat, solo hay que elegir la época del año, llevar bidón con nafta, unas herramientas y alfombras de goma por si se queda en el barro.
Al llegar a La Quiaca nos acercó lo más posible puente internacional, pero esquivando hacerse ver en la zona del mercado, por las dudas me dijo:
A buen entendedor pocas palabras dice el refrán: el no era remisero y no quería ser detectado por los caporales que operan los servicios.
No existió ningún inconveniente, aboné el viaje con $ 5,00 dejándole el peso sobrante de propina. A su vez la señorita que nos acompañaba quería pagar su parte; le fue entregada al puneño.
Esta vez la sonrisa fue muy grande, auténtica, satisfecha. Muy cordialmente nos saludamos y despedimos, nos dio su nombre pero lamentablemente no lo recuerdo.
CONCLUSIONES.Comentamos entre nosotros tres lo vivido en esos 16 km. Fueron 16 km de experiencias de vida. Como una sencilla persona nos enseña tantas cosas que desconocemos.
Tratamos de entender como una familia con esposa y varios hijos se la debe rebuscar para “vivir” en condiciones difíciles de una zona extrema con escasas oportunidades.
Otra bella historia de vida que deja un mayor conocimiento la nuestra gente de alejadas latitudes y de sus costumbres.
Experiencia vivida por Carlos Massarutto y Susana Villa en Mar/2006 de Lomas del Mirador- Bs As.

jueves, 14 de enero de 2010

Comarca Andina Sur Paralelo 42.

Paseando por la Comarca Andina.
Ubicación geográfica: Patagonia Norte Argentina.
Datos:
Fecha del viaje: 2da quincena de setiembre del 2006.
Integrantes: los abuelos Carlos y Susana, en el Renault 9 estándar año 1994.
Siempre queriendo conocer un poco más nuestro país.
Itinerario completo del viaje: desde Lomas del Mirador, Gral Acha en La Pampa, Zapala, San Martín de los Andes y Villa La Angostura en Neuquén, El Bolsón, Bariloche y Cipolletti en Río Negro, Trenque Lauquen y nuestro domicilio.
Extensión: 4.520 kms. Duración: 14 días.
Introducción:
La primera parte del viaje, “Otra Vez por Neuquén” ya la contamos.
Seguimos nuestro itinerario e hicimos base en El Bolsón; desde allí fuimos conociendo varias localidades del norte chubutense, pertenecientes a la Comarca Andina Sur del Paralelo 42.

Día viernes 22/09/2006.
Nos fuimos de Villa La Angostura hacia El Bolsón.
Sin ingresar a San Carlos de Bariloche tomamos por el nuevo acceso de la ex RN 258.
Un comentario: según tengo conocimiento y consta en mapas, las asfaltadas RN 237 unía Arroyito con Bariloche y como RN 258 continuaba hasta empalmar con la RN 40 en Leleque.
La traza original de la RN 40, con nacimiento en la ciudad de Mendoza, de norte a sur, pasa por Zapala, Junín de los Andes, cruza a la RN 237 en el puente del río Collón Curá, continúa hacia Pilcaniyeu, Ñorquinco, El Maitén, Leleque, cercanías de Esquel y sigue al sur del país.
Así era antes. Ahora la cosa cambió, mejor dicho, fue variada.
Los tramos de las RN 237 y 258, desde el río Collón Curá al sur -a Bariloche, El Bolsón, Leleque- es la nueva RN 40 asfaltada!!!
Fue re-denominada como nueva traza de RN 40 y ahora asfaltada!!
Es el mismo pavimento que existía como 237 y 258, también se le han variado los mojones del kilometraje, pues la actual RN 40 nace en el sur del país y crece hacia el norte.
Para quien tiene un grato sentimiento y nostalgia por la RN 40 -que representa el eje vertical del país- nos resulta ingrato el cambio realizado, se desdibuja su historia, y además se nos ocurre pensar: ¿que nuevo asfalto se concretó?
Pronto comenzó el bello paisaje que une Bariloche con El Bolsón.
Un hermoso camino sinuoso de montaña que recorre un largo valle longitudinal rodeado de altas cordilleras; al este el Cordón Serrucho se extiende por unos 30 kms con abruptas laderas, que en partes, mostraban abundante acumulación de nieve.
La ruta asfaltada discurre entre lagos, abundante vegetación, zigzagueante camino entre las laderas de los cerros y pequeños poblados.
Traspasamos los lagos Guitierrez y Mascardi, cruzamos el acceso a la cascada Los Alerces, Ventisqueros Negros y monte Tronador.
El punto más conocido y entretenido es el “Cañadón de las Moscas” donde en invierno casi no penetra el sol.
Pasamos por El Foyel, cascada de la Virgen de la Merced, arroyo Quenquetren, Los Repollos y arribo a El Bolsón pasado el mediodía.
El Bolsón es localidad ubicada en el extremo sur del largo valle longitudinal que finaliza en el lago Puelo; al oeste se levanta la cordillera y límite con Chile, al este las abruptas laderas del cordón Piltriquitrón.
La agricultura especializada produce frambuesas, frutillas, cereza y lúpulo; también explotación forestal y turismo.
En la década de los 60 y siguiente fue polo de de atracción de jóvenes comunidades.
Días sábado 23/09/2006 y siguientes.
Comenzamos a recorrer la Comarca Andina Sur del Paralelo 42.
El Bolsón es última localidad de la provincia de Río Negro, distante unos dos km del límite provincial; las restantes pertenecen a la del Chubut.
El Paralelo 42 determina dicho límite provincial, no obstante, todas son consideradas como integrantes de la Comarca Andina Sur del Paralelo.
El Bolsón.
Durante la estadía en esta localidad visitamos la conocida feria artesanal en la plaza Pagano, la cual no nos despertó demasiado interés.
Recorrimos su centro, barrio Los Nogales y zonas rurales, la Villa Turística, el aeródromo donde se realizaban vuelos teledirigidos de máquinas a escala, etc.
La subida al cerro Piltriquitrón y cascada Nahuel Pan, solo fueron intentos por el mal estado de los caminos.
Lago Puelo.
Llegamos a la linda localidad de Lago Puelo, donde no nieva.
Por su boulevard céntrico se ingresa al Parque Nacional del mismo nombre y tras un breve recorrido se accede al lago con playa, muelle y lugar para camping diurno.
Se tiene una hermosa vista del lago rodeado de montañas con sus nevados picos, destacándose en la orilla opuesta el cerro Tres Picos.
La mañana se tornó algo fría y nublada -luego mejoró- y la conocida embarcación Juana de Arco no salía de excursión hasta la tarde.
Caminamos por la playa observando las aves, entre los cuales había una yunta de teros defendiendo a su pequeña cría escondida entre las piedras.
Seguimos en dirección opuesta, hasta la ladera del los cerros del este, retornando por un camino vehicular hacia el muelle.
En este recorrido se encuentra un sendero interpretativo de la flora del lugar, denominado Bosque de las Sombras, que se transita por una rampa de madera elevada por encima del suelo inundado, dentro de la vegetación que impide el paso de la luz solar.
El Hoyo.
Con un hermoso y templado día de sol, recorrimos las localidades tradicionales de la Comarca.
Salimos hacia el sur y en unos 20 km ingresamos y recorrimos en El Hoyo de Epuyén.
Tanto este recorrido como el de Lago Puelo, muestra un verde valle con muy lindas y pintorescas cabañas para el turismo y buen estado del asfalto.
Anualmente se celebra la Fiesta Nacional de la Fruta Fina característica de toda la zona.
Epuyén.
Proseguimos hacia el Lago Epuyén con detención en un comercio de artesanías sobre la ruta.
Para acceder al lago, nos aconsejan tomar un corto camino de ripio, sinuoso y en bajada, ahorrando así varios km de ruta tradicional y contemplar un paisaje distinto.
Así fue, arribamos al hermoso lago que cuenta con el centro cultural Antu Guiyen, con capacitación de labores tradicionales y venta de esculturas, artesanías y un pequeño camping.
Este parque se ubica sobre una bonita bahía con vista hacia el lago, que da la impresión de ser pequeño, pero que se extiende por detrás de los cordones de montañas.
Observamos la verde vegetación, los colores de las flores, el blanco de los cerros nevados y el azul verdoso del agua en una fresca mañana de sol radiante.
Nos quedamos largo rato mirando hacia el final del lago y observando el paisaje.
Un marco ideal para gozar y disfrutar del silencio.
Pero algo lo perturbaba: se oía el trinar de los pájaros y el sonido del agua al chocar contra las laderas de los cerros. Una belleza!!
Almorzamos en el camping gozando de esa quietud.
Allí existían solo dos personas, mi esposa y yo.
Al rato estaciona un coche, descienden dos matrimonios; nos saludan. ¡¡Ya somos multitud!!
Regresamos a visitar el pueblo y continuar nuestro paseo.
El Maitén.
Por ruta hasta el acceso a El Maitén, camino de ripio y por tramos sinuosos que discurre entre cerros y valles, tras 33 km nos deposita en poblado.
En partes estaban trabajando para el próximo asfalto, hoy ya concretado.
Esta pequeña localidad es conocida por ser una de las cabeceras del Tren Patagónico de trocha angosta, y que actualmente sigue funcionando para el turismo.
Observamos su estación y talleres ferroviarios, merienda en la hostería Refugio Andino, visita a la parroquia San Francisco de Asís, recorrida por el pueblo y retorno por el mismo camino.
Charlamos con dos lugareños que, propina mediante, nos obsequiaron objetos de recuerdo.
Un ex trabajador del ferrocarril con dos viejos clavos de hierro sostenedores de rieles.
Un integrante de comunidad mapuche de un sencillo dibujo del tren patagónico con su firma y datos personales, que aún conservamos.
Cholila.
Arribo por ruta asfaltada al sur pues decidimos ir a conocer Cholila, distante unos 45 km de distancia, los últimos 33 km de ripio por su acceso norte.
Muchos tramos de este camino lo transitamos por la banquina y la mejorada zanja adjunta; motivo: tareas de preparación para el nuevo asfalto del camino.
Cholilla es un pueblo, pueblo… con una sola calle principal -boulevard de ripio y en reparación- Nos pareció bastante extensa, un poco insignificante y de poca actividad, pero con un lindo marco de montañas a su alrededor, verdes prados y algunos campos inundados.
Se terminaba la luz solar y regresamos bastante apurados para alcanzar el asfalto con luz diurna.
El R-9 no protestó por un poco de maltrato en banquina y zanjas por donde le tocó pasar.
El Regreso.
Durante la última tarde el tiempo desmejoró: noche tormentosa y fría.
A media mañana de un día bastante feo partimos por igual camino que hicimos para llegar.
Observamos mayor cantidad de nieve que en el recorrido de ida.
Evidentemente había nevado la noche pasada; era más visible en el Cañadón de Las Moscas y en cercanías del lago Mascardi.
Ya que pasamos por su puerta, habíamos decidido descansar unos días en San Carlos de Bariloche; suponíamos que algo habría cambiado después de 30 años que lo conocimos.
Ingresamos a la ciudad por el lado sur y nos ubicamos en una cabaña en lo alto de la ladera con vista de frente al lago Nahuel Huapi y los cerros nevados.
Muy tranquilamente recorrimos el Circuito Chico, llegamos hasta hotel Llao Llao, puerto Pañuelo, Bahía López, Colonia Suiza, centro invernal del Cerro Catedral, el centro, etc.
En Colonia Suiza, teníamos que tratar de cumplir una misión secreta de índole familiar: ubicar el S.A.C- (Sociedad Argentina de Campamentismo).
A este predio concurren asiduamente grupos de estudiantes de colegios primarios y secundarios a desarrollar vida en campamento, realizar travesías y disfrutar las montañas.
Nuestro hijo mayor -en época de estudiante secundario- experimentó en varias quincenas de los meses de enero ésta natural actividad.
Él develó el secreto al observar las fotos que tomamos del predio, su cartel y de “Terry Ruca” morada del perro guardián.
La vuelta a casa fue en tramos, tratando de conocer algunos puntos de interés del recorrido.
Así fue que visitamos la presa de Alicurá y su gran lago, Piedra del Águila, Picún Leufú, Villa de El Chocón, museo Paleontológico Ernesto Bachean, presa y embalse Ezequiel Ramos Mexía.
Pernoctamos en la ciudad de Cipolletti.
La segunda etapa: por “ruta chica”, camino que corre junto al ferrocarril, con destino la ciudad de Allen, luego a General Roca para desviar por RP 6 hacia el Embalse Casa de Piedra, cruzar su dique de 10,7 km de longitud, traspasar Puelches, General Acha, Macachín y por RN 5 arribar a Trenque Lauquén donde habíamos decidido pernoctar.
El último tramo para llegar a casa de hizo por RN 5. Conocimos la ciudad de Nueve de Julio y su autódromo.
De allí a nuestro domicilio donde llegamos medio apurados; nos esperaba una personita de dos años de edad, muy querida por todos: Catalina, nuestra nieta.
Comentario final.
Conocimos y disfrutamos la Comarca Andina Sur del Paralelo 42.
El tiempo nos acompañó bastante bien, hubo sol, días de calor, mañanas y noches frías y nieve. Concretamos casi todo lo propuesto.
Nos impactó Epuyen; no es muy conocido y vale la pena. Que se mantenga así.El Renault 9, como siempre, más que bien, sin pestañear, nada!!!
El mejor y fiel amigo de nuestras aventuras.
Nosotros siempre lo vamos a tener presente; se nos metió mucho y bien.

Experiencia vivida por Carlos Massarutto y Susana Villa. Lomas del Mirador – Pcia de Buenos Aires en noviembre del 2.006.

jueves, 31 de diciembre de 2009

OTRA VEZ POR NEUQUEN.

VOLVIMOS A EL NEUQUEN.
Ubicación geográfica: Patagonia Norte Argentina.
Datos:
Fecha del viaje: 2da quincena de setiembre del 2006.
Integrantes: los abuelos Carlos y Susana, en el Renault 9 estándar modelo año 1994.
Intentando conocer un poco más nuestro hermoso país, su naturaleza, su gente y sus costumbres.
Itinerario completo del viaje: desde Lomas del Mirador, Gral Acha en La Pampa, Zapala,
San Martín de los Andes y Villa La Angostura en Neuquén, El Bolsón, Bariloche y Cipolletti en Río Negro, Trenque Lauquen y nuestro domicilio.
Extensión: 4.520 kms. Duración: 14 días.
Introducción:
Volvíamos a la Patagonia Norte para seguir conociendo nuevas localidades y eligiendo distintos caminos a los ya tradicionales y conocidos.
En la actualidad, a la provincia de La Pampa se la incluye como “Patagonia Norte”; la antigua delimitación era sur del río Colorado.
La primera noche pernoctamos en Gral Acha y desde allí comenzó ésta excursión.
Día domingo 17/09/2006.
Elegimos transitar por RP 20, denominada como la primer “ruta del desierto” que nos deposita en Colonia 25 de Mayo.
Actualmente existe otra alternativa asfaltada para cruzar el desierto pampeano.
Consiste en continuar por RN 152, pasando por el Parque Nacional Lihue Calel, Puelches y desembocar en el lindo embalse de Casa de Piedra.
Atravesando el largo murallón del dique se continua por RP 6 hacia Gral Roca.
Ingresamos en Chacharramendi, La Reforma y Colonia 25 de Mayo.
También en Colonia Catriel, y la nueva terminal de ómnibus de la capital del Neuquén.
Concretamos el último tramo del viaje del día hacia la ciudad de Zapala.
En esta última parte del recorrido de la RN 22 se disfruta del paisaje más vistoso y entretenido de las sierra del Norte del Portezuelo; en el ocaso del día, con fuerte sol rojo de frente que bajaba entre los cerros y que, aunque dificultaba mucho la visión, nos brindaba una pintura digna de admirar.
Pernoctamos y recorrimos Zapala más en extenso.
Es la ciudad portal a las mesetas y Andes del Neuquén; centro de servicios y reunión de turistas con destinos a lagos cordilleranos, a la tierra del Pehuén, a los centros termales del norte provincial y X* región Los Lagos de Chile.
Día lunes 18/09/2006.
Nos encaminamos al SO por la RP 46, al Parque Nacional Laguna Blanca, creado para preservar una gran colonia de aves acuáticas; tiene suelo volcánico de color gris plomo a pizarra y algunas piedras blanquecinas.

La ruta bordea la laguna con costa baja y de playa, en cambio, la opuesta es acantilada y sus cerros nevados se reflejaban simétricamente en el agua en una fresca mañana de sol radiante.
Caminamos por un sendero interpretativo que nos lleva hasta un mirador en el borde de la laguna, tomamos fotografías y con el binocular observamos las aves nadando en las aguas y nos deleitamos con las vistas de las blancas montañas.
Decidimos tomar unos lindos mates al aire libre: intento fracasado pues omití retirar el termo del mostrador del hotel de Zapala. (¡!!°/&°8=%*}”!!!).
Aquí abandonamos el asfalto, el ripio nos acompañó durante todo del día.
Transitar despacio cuidando el vehículo, por rutas desconocidas y sin referencias.
Un bellísimo paisaje; se avanza hacia el sur, con laderas nevadas y pobladas con pehuenes; otras, con formaciones curiosas de intenso colorido y muy erosionadas.
Al oeste, imponente, la vista del volcán Lanín, sobresaliendo su cima triangular totalmente blanca de nieve eterna.
Atravesamos pequeñas aldeas: Ñireco, Espínazo del Zorro y Fortín 1* de Mayo; tomamos la conocida Bajada de Rahué hasta el cruce del río Aluminé.
Es curioso y tranquilizador cruzarse con otros vehículos (solamente dos) en estos tramos de caminos no frecuentados masivamente; es por ello que aún mantienen intacta su naturaleza.
Sin almuerzo aún decidimos continuar viaje al sur, a Junín de los Andes, por la RP 23 de ripio, distante unos 110 km.

Luego de recargar algo a nuestros flacos estómagos continuamos, ahora por asfalto, a la hermosa y coqueta ciudad de San Martín de Los Andes, donde pernoctamos.
Día martes 19/09/2006.
Amaneció nublado, algo lluvioso y bastante frío, salimos hacia Villa La Angostura por el circuito de los siete lagos.
Casi la totalidad del recorrido ya nos era conocido (marzo/1975 hecho por el viejo acceso de ripio), pero pensamos que era bueno repetirlo después de tantos años.
Pronto nos abandonó el asfalto y comenzó el ripio en buen estado.
Una parada en el mirador del lago Machónico y luego en el lago Hermoso.
Ya los manchones blancos de nieve eran cada vez más grandes y abundantes; según el costado de las laderas eran mantos de nieve que cubrían totalmente el suelo.
Una detención para darnos el gusto de “pisar nieve” la cual ya estaba congelada.
La conjunción zapatillas y nieve helada no es buena; el resultado: resbalón y acostado en posición horizontal, con un brazo enterrado en ella.
Al menos, algo compré en el sur; Susana que estrenaba cámara no perdió la oportunidad de dispararla. Encima salió y bien!!!
Ingresamos en el área Villarino del Parque Nacional Nahuel Huapi y paramos a contemplar la cascada Bulignano.
Posteriormente vinieron los lagos Falkner, Villarino, Escondido y Correntoso hasta atravesar el arroyo Ruca Malén por el actual puente de cemento.
También paramos a contemplar con nostalgia el antiguo, de madera y angosto, donde circulamos en 1975 sobre la vieja traza del camino.
Allí existía junto al lago Correntoso y frente a los cerros, una hermosa hostería, toda rodeada de vegetación y espacioso parque.
Hoy observamos las ruinas del puente, la edificación abandonada y saqueada que aún perdura en medio de matorrales. Un lagrimón!!
Seguimos adelante, mirador del lago Espejo, el Nahuel Huapi, cruzamos el río Correntoso por el nuevo puente y arribamos a Villa La Angostura.
Mejoró el día, no llovía, un sol tenue; almorzamos y nos ubicamos en una cabaña, dado que allí pasaríamos varias jornadas.
VLA era más extranjera que argentina. Estimamos que el 85% de visitantes procedían de Chile; otros en menor proporción de Uruguay, los pocos locales.
Aprovechando un cambio de moneda favorable, los chilenos, gozaban de un largo feriado nacional de nueve días.
Por la noche, caminando por el centro hasta que un corte de energía dejó a obscura toda la villa. Regresamos con la luz de los faros de los vehículos, tratando de tomar la calle y la entrada correcta a la cabaña.

¡¡¡ la linterna reposaba en el baúl del coche.!!!
Días siguientes.
Villa La Angostura se tornó más importante por su estratégica ubicación; participa de la ruta que va de San Carlos de Bariloche a San Martín de los Andes por el circuito de los Siete Lagos y a Chile por el paso Internacional Cordillerano Cardenal Antonio Samoré.
Su centro de sky "Cerro Bayo" es pequeño y bonito, construcciones en madera y muy familiar, rodeado de vegetación y la cascada del río Bonito.
Durante la estadía recorrimos la villa y sus alrededores: puerto del Lago Nahuel Huapi, Parque Nacional Los Arrayanes, centro invernal del cerro Bayo, predio del Instituto Seguridad Social del Neuquén, Residencia El Mesidor, la parroquia Nuestra Señora de los Lagos: capilla Virgen de la Asunción construida en piedras y troncos con techo de tejuelas de alerces, Bahía Manzano, río Correntoso, paso internacional cardenal Samoré, etc.
Sin querer comparamos aquella pequeña villa que conocimos en marzo/1975 con la actual; son notables las diferencias.
Muy pequeña, insignificante, muy pocas viviendas, ruta de ripio, bien natural.
No recuerdo la existencia del centro de ski. Sí al imponente Hotel Correntoso, del año 1922, que hasta la década del 70 centralizó las actividades turísticas de la zona.
Hoy creció, tiene asfalto, buena y bella edificación, nfraestructura, servicios, etc.
Es importante, aún agrada, ofrece tranquilidad y comodidad; pero se añora aquella otra.
* Una mañana decidimos ir hasta el lago Correntoso, observar su la playa y río.
Distante pocos km del centro de la villa por RN 231 al oeste, se accede por una corta bajada de ripio cercana al nuevo puente hasta enfrentar el río Correntoso, que según dicen “es el más corto del mundo”.
En verdad es corto. Solo alcanza unos 300 mts de longitud y une las aguas de los lagos Correntoso al norte con Nahuel Huapi al sur.
El lugar es conocido y famoso por la pesca de trucha con mosca y sobre la boca se ubica el imponente hotel de igual nombre.
Un modesto y angosto puente de madera permitía el cruce del río; recordamos que apoyados sobre su baranda, veíamos zigzaguear las truchas por el curso de agua.
Hoy quedó como recuerdo histórico allí abajo, dada la construcción del actual, de cemento con ruta asfaltada que cruza el río, a unos 20 mts arriba.
* Una tarde fuimos al Paso cordillerano Cardenal Antonio Samoré, limítrofe con Chile.
Nos encaminamos bordeando el lago Nahuel Huapi y pasado el cruce del río Correntoso, en 12 km desvío a izquierda con destino al paso Samoré.
Paramos en el mirador del lago Espejo, seguimos la ruta en dirección a la aduna argentina: puesto fronterizo Puyehue, concretamos los trámites aduaneros y seguimos a la frontera argentino chilena.
Durante los siguientes 30 km nos internamos en subida sin dificultad por tupidos bosques de lengas, con asfalto despejado por la máquina barredora, pero todo alrededor era blanco de nieve acumulada de importante altura.
Solo la cinta asfáltica y la vegetación era de distinto color; y los árboles dejaban un hueco sin nieve alrededor de sus troncos.
Cruzamos los ríos Pereyra y Pantojo, el cerro de igual nombre donde sobresale de su cima su curioso pitón volcánico: una enorme roca vertical basáltica consolidada en la chimenea del volcán en erupción durante el período cuaternario.
La dimensión de la nieve acumulada al costado de la ruta era importante, variando entre 0,80 a 1,50 mts de alto.
Fue testigo de ello, una señal caminera de curva que estaba enterrada casi hasta la mitad del rombo amarillo de advertencia.
Arribamos al portezuelo limítrofe casi sin darnos cuenta; seguimos de largo pensando que allí no lo era.
Avanzamos varios kms más y sospechamos que lo habíamos pasado de largo. Por los colores de las marcas de la ruta y de sus defensas deducimos que estábamos del lado chileno, hasta que observamos un carro de vialidad con inscripciones y colores de ese país.
El paisaje continuaba igual, todo nevado y blanco.
Retornamos y paramos en el paso internacional Cardenal Antonio Samoré, un portezuelo plano de 1.314 msnm, donde solo existen tres carteles y la imagen de la Virgen de la Paz, que es poco visible desde ambos lados.
Un cartel indicador de los datos geográficos y físicos del paso, los dos restantes indicadores de los parques nacionales de cada país: Nahuel Huapi y Puyehue.
Desandamos el mismo camino, trámite en aduna argentina (no llegamos a la chilena) y regreso a la villa.
Nos vamos de Villa La Angostura.
Después de una noche de intensa lluvia continuamos viaje a nuestro próximo punto de detención: la localidad de El Bolsón en la provincia de Río Negro.
La RN 231 al este nos deja en el cruce con la actual traza de RN 40 (ex RN 237).
La primera mitad de éste recorrido se avanza bordeando el lago Nahuel Huapi, y en pocos kms ingresamos a visitar el complejo turístico de Bahía Manzano.
Hermosa y lujosa área residencial dentro del tupido bosque sobre ladera con suave pendiente y frente al lago.
Continuamos viaje hasta topar con la ahora re-denominada RN 40, cruzar el río Limay e ingresar en la provincia de Río Negro con vista de frente la ciudad de San Carlos de Bariloche.
Aquí se termina "la vuelta por Neuquén". El resto del viaje será motivo de otra narración.
Comentario final:
Una vez más en recorrer el Norte Patagónico; la tercera en los últimos años.
Cada viaje tuvo lo suyo, ninguno fue igual a otros anteriores.
A pesar de ser fanáticos del noroeste argentino, disfrutamos y nos encanta la Patagonia y toda la Argentina.
El tiempo no nos acompañó del todo bien, pero es sabido que en la zona cordillerana de los lagos y en ésta época del año, no se garantiza mucho sol.
No obstante, concretamos todo lo que nos propusimos hacer.
En cambio, en la meseta patagónica, desierto pampeano y llanos bonaerenses el buen tiempo reinó con abundante sol y calor.
El Renault 9 se portó como siempre, más que bien, muy bien: ni siquiera una pinchadura de neumáticos, una falla, un rezongo, nada!!!
Lo premiamos con un brindis de aceite y filtro nuevo en El Bolsón, se lo merece!!!
Creemos que fue su último viaje que hace con nosotros pues llega otro nuevo.
Lo vamos a recordar siempre como el mejor y fiel amigo de nuestras aventuras; con él se irá una porción importante de nuestra familia.

UN ENORME LAGRIMON.
Post data: el 22/11 se fue el Renault 9, con su prestancia de siempre y orgulloso de haber servido y cumplido fielmente sin una sola queja. Un ejemplo para imitar. Nosotros siempre lo vamos a tener presente, pues se nos metió mucho y bien.
Experiencia vivida por Carlos Massarutto y Susana Villa.
Lomas del Mirador – Pcia de Buenos Aires en noviembre del 2.006.

miércoles, 19 de agosto de 2009

El Chalten, Emblemático!!!

Visitamos a El CHALTEN.
Ubicación geográfica: Pcia de Santa Cruz- Patagonia Austral.
Datos:
* Fecha del viaje: marzo/2008.
* Integrantes: el matrimonio de los abuelos Carlos y Susana. * Motivo: descubrir dos localidades del extremo sur argentino.
* Itinerario: Aeroparque a Calafate, luego Ushuaia y regreso.
* Extensión: 7000 km. Duración: 11 días.
RELATO.
Desde un año atrás la abuela Susana venía insistiendo en visitar estos destinos con traslados aéreos; tenía la idea fija y no retrocedía en sus intenciones.
Yo pensaba ir con en auto para comenzar a explorar desde Comodoro Rivadavia al sur, cruzar el estrecho de Magallanes y llegar a Ushuaia.
El regreso: pasar por El Calafate y recorrer la ruta 40 al norte para encaminarnos a casa. Era ambicioso pero posible; mayor cantidad de tiempo, costo y largos tramos de ripio; pero quien te quita lo conocido!!!
Para ambas posturas se oponían algunos puntos: depender de la aerolínea con sus cancelaciones e imprevistos cambios, insuficiencia de combustible por conflictos y la idea fija de Susana.
Tras extensas discusiones, acordamos por la postura de Susana, en caso contrario: divorcio.
Itinerario.
Día 1- viernes 07/03/2008- Bien temprano partimos hacia El Calafate.
La ansiedad de Susana y su temor a llegar tarde hizo que dos horas antes de la partida ingresemos al hall de LADE en Aeroparque... Temía perder el vuelo!!!
Chequeo, embarque en un Fockker F-28, de 60 a 65 asientos de capacidad, con escalas en Mar del Plata y Comodoro Rivadavia. Nos ubicamos delante del ala y sobre el lado derecho.
Vuelo tranquilo con sol arriba de las nubes hasta Comodoro, de allí observando la estepa patagónica desde el aire. Un desayuno luego de cada ascenso y sándwiches al final.
Arribamos a las 12:15 hs al aeropuerto de Lago Argentino en Calafate.
Compartimos el remís con una joven pareja española hasta nuestra hostería, al ingreso del pueblo.
Muy rápido arrancamos a pie al centro -unas 15 cuadras- un muy breve vistazo y a la terminal de micros para indagar horarios para viajar al glaciar. Allí fuimos, navegamos por el brazo Rico hasta el frontón helado.
Luego recorrimos todas las pasarelas y nos dimos el gustazo de saborear unos mates calentitos con la excelente vista del blanco paredón de hielo y profundo azul de sus grietas. No se repite tan seguido!!!. Al regreso a la ciudad indagamos sobre las posibilidades para el siguiente día de llegar a "El Chaltén".

Día 2- sábado 08/03/2008- intentamos encarar el nuevo paseo al pueblo vecino.
Despertamos bien temprano, duchas, desayuno y rápido a la terminal de micros. Motivo: la posibilidad de obtener pasajes a El Chaltén, distante unos 230 km.
Mucha suerte, salimos inmediatamente en el servicio de refuerzo junto a otras 5 parejas más de turistas extranjeros. Los únicos nacionales éramos nosotros y el conductor, un joven salteño.
Aún oscuro, el tiempo no se presentaba bien y lloviznaba, amaneció nublado, comenzaron luego algunas débiles resolanas, finalmente salió el sol y fue un muy buen día, aunque bastante fresco.
Hermoso recorrido que bordea la cabecera del lago Viedma para acercarse a las alturas santacruceñas.
Una zona bella y natural, bastante dura, aún no invadida por el turismo masivo.
El pintoresco camino recorre la RN 40 al norte y comienza con el cruce del ancho río Santa Cruz, próximo a su naciente en el lago Argentino.
Luego se traspasa el río Las Leonas poco antes de su desembocadura –que vincula los lagos Argentino y Viedma- y nos acompaña por más de 54 kms.
Nos detenemos en el parador Luz Divina, más adelante esta el antiguo hotel Las Leonas; desde ambas se aprecia la cercanía del agua del río Las Leonas por sus bosquecillos de sauces y álamos en medio de los pastos duros de la estepa.
A los 130 km el desvío por la RP 23 hacia el oeste, que corre arrimada a la margen norte del lago Viedma y deja ver como telón lejano las cumbres cordilleranas.
Este lago de forma alargada va de oeste a este, con casi 80 km de largo y promedio de unos 15 km de ancho, de más de 1.000 km2 de superficie recibe en su ribera oeste al gran glaciar Viedma, las aguas del campo de hielo y las de los cerros Torre, Chaltén o Fitz Roy, Puntiagudo y otros pertenecientes al Parque Los Glaciares.
Tras el cruce de puentes de los ríos Barrancas y de Las Vueltas se ingresa a dicho Parque Nacional..
Ya se venía divisando a lo lejos la silueta del famoso cerro Fitz Roy o Chaltén, casi siempre rodeado de nubes. Originalmente los tehuelches lo denominaron Chaltén, que significa “montaña de humo”en lengua aonikenk.
Luego el perito Francisco Moreno lo re-denominó Fitz Roy en honor a un marino inglés y gran explorador del extremo sur de América.
En un punto panorámico se detiene el vehículo, bajamos a disfrutarlo y tomar fotografías.
Allí enfrente su silueta inconfundible, con sus picos helados entre algunas nubes y blancos glaciares a su alrededor. Impresiona, Majestuoso, Inconfundible !!!.
El legendario Chaltén o Fitz Roy es uno de los picos más hermosos y emblemáticos de la Cordillera de los Andes Austral, se deja admirar.
Un macizo granítico de afiladas paredes formado por rocas de extrema dureza y una cúpula de hielo eterno.
Una cumbre trágica y deseada por andinistas de todo el mundo que, escondida entre las nubes, preside un cordón montañoso rico en leyendas.
Una maravilla natural, cumbre de 3441 mts de altitud, que junto a los cerros Torre de 3128 mts, Aguja Poincenot de 3002 mts, Puntiagudo de 1768 mts, Saint Exupery, Egger, Techado Negro, Adela y otros es imán de los amantes del montañismo del mundo.

A las 11:10 hs el ingreso al joven poblado de montaña “El Chaltén” (creado en 1985), ubicado dentro del Parque Nacional, pequeño y pintoresco, encerrado entre laderas de los cerros y ubicado al pie del imponente cerro Chaltén o Fitz Roy, declarado capital nacional del trekking por las intensas actividades que se pueden realizar de a pie y en contacto con la pura naturaleza.
Compramos alimentos, almorzamos al aire libre junto al río y nos dirigimos hacia la cascada El Chorrillo por el camino que se dirige a la laguna del Desierto.
Es una importante caída de agua que proviene desde lo alto de la ladera; forma un abundante y límpido arroyo que discurre entre las rocas con destino al cercano río de las Vueltas.
Al regreso adquirimos algo en la panadería del pueblo para acompañar el mate, tomamos un descanso y gozamos el solcito en una magnifica y fresca tarde.
Conversamos cordialmente con una pareja de turistas suizos que viajaron en el mismo bus; nos entendimos, aún con la dificultad del idioma.
Caminamos por calles del poblado hasta partir de regreso. Mirando hacia arriba y ahí no más, las siluetas oscuras de los picos, ahora con luz solar de fondo. Impresionante!!!
Desde el bus nuevamente disfrutamos del paisaje: reflejo del sol en el agua del gran lago y todos los cerros en sombras en el ocaso del día.
Final de la jornada: intensa, comenzó muy temprano, concluyó de noche y tarde; satisfechos por haber tenido la oportunidad de contemplar y gozar a El Chaltén.
Nuestras vivencias.
Es sabido que nos atraen las montañas y las disfrutamos a todas, pero algunas nos resultan distintas.
Siempre las observamos y admiramos. Nos producen sensaciones especiales.Ellas son el enorme y majestuoso Aconcagua, el distinguido y bello Tupungato, el vistoso y colorido Cerro de los Siete Colores y el siempre blanco Lanín.
Ahora se nos incorporó uno nuevo: el cerro El Chaltén o denominado actualmente Fitz Roy.
Su imponente silueta es visible desde toda la localidad y áreas más lejanas de la zona.
Es un símbolo de la patagonia austral y un desafío para los andinistas a lo largo del tiempo.
Experincia vivida por Carlos Massarutto y Susana Villa- Lomas del Mirador Bs.As.- marzo/2008.

martes, 17 de febrero de 2009

Pampa de Achala, el antiguo trazado.

La vieja ruta del camino de Altas Cumbres.
Relato escrito en diciembre/2007.
Datos:
Fecha del viaje: octubre/1973.
Integrantes: Carlos y Susana, recién casados, en ómnibus con destino a Huerta Grande en la pcia de Córdoba.
Ubicación geográfica:
El valle de Punilla esta delimitado por el cordón oriental o Sierras Chicas al este y cordón Central o de las Sierras Grandes al oeste. Sus localidades son atravesadas por la RN 38 que corre en sentido S-N.
En el inicio encontramos a la más importante: Villa Carlos Paz con su lago San Roque.
Siguiendo al N, las más conocidas son Bialet Masset, Cosquín, La Falda, La Cumbre, Capilla del Monte, Cruz del Eje y Villa de Soto.
Entre ellas se ubican otras más pequeñas pero dignas de ser visitadas, como ser: Santa María, Casa Grande, Valle Hermoso, Huerta Grande, Villa Giardino y Los Cocos, Cuchi Corral y San Marcos Sierra.
La localidad de Huerta Grande está intercalada entre La Falda y Villa Giardino o Thea, en el tramo medio y equidistante de Villa Carlos Paz a Capilla del Monte.
En cada salida, hacia ambos sentidos, se repetía el paso por ellas.
RELATO.
Nuestro alojamiento era la denominada “Casa Serrana” perteneciente al Personal de Correos y Telecomunicaciones: gran extensión, buena comodidad e instalaciones, amplios jardines y rodeado de naturaleza con diferentes especies de plantas y flores.
En aquella época -octubre/73- toda la zona no era lo que hoy es. Pueblos abiertos, tranquilos, poco tránsito, sin bullicio.
En Villa Carlos Paz, caminando desde la ruta era posible comtemplar el lago San Roque.

Cruzando las lomadas de los cerros a pie, concurríamos al centro de Huerta Grande.
Era pacífico, sin ruidos ni bocinas, con gente amable y comercios libres de gentío que daba gusto pasear por sus calles.
En cada oportunidad de tener un rato libre nos acercábamos para recorrerlo.

Visitar aquellos viejos comercios de artículos tradicionales, con pisos de madera pino tea lustrada, con un aroma particular, repletos de artesanías y excelente atención.
Nos dejó un grato recuerdo que repetimos en vacaciones con nuestros hijos.
Tanto con excursiones contratadas como con servicios de línea conocimos el Valle de Punilla y de Calamuchita.
Una jornada la dedicamos a cruzar a Traslasierras y llegar al cordón occidental.
* Por la primitiva traza del camino de Pampa de Achala en las Altas Cumbres cordobesas.
De mañana bien temprano salimos al sur, hacia Villa Carlos Paz, donde paramos a desayunar.
Pasando Icho Cruz se inició un camino en ascenso, con hermosas vistas por los faldeos de El Carmen. En aquella época era de todo ripio recorrido, con curvas y contacurvas cerradas, angostos puentes de una sola mano que atravesaban los arroyos.
Más arriba comenzó un área desprovista de árboles y escasa vegetación.
Ingresamos en la conocida “ruta de Pampa de Achala” por donde se corría la tradicional competencia del rally cordobés, generalmente ganada por un famoso corredor (ya fallecido) de Mina Clavero.
El angosto camino de ripio iba en ascenso a medida que el paisaje se tornaba, cada vez más, “piedra pura” y ausente de vegetación.
Una detención cerca de Copina para observar los cerros y el valle desde arriba.
Para esa época, allí instalado, un campamento de Vialidad construía la nueva traza y el asfalto de la actual RN 20, hoy denominado “el camino de las Altas Cumbres”.
En cercanías de Copina comenzaron los angostos puentes colgantes que permitían atravesar arroyos, grietas o fallas montañosas. Eran alrededor de cinco o seis.
Para acceder en varios de ellos, el vehículo (un corto colectivo) debía maniobrar repetidas veces para embocarlo bien recto y sin golpear los espejos laterales.
Marcha atrás hasta tocar la ladera con el para-golpe trasero; luego hacia adelante para lo mismo con el delantero.
La maniobra era ingresar bien derecho al angosto puente; varias personas cerraban los ojos para no observar.
Después, las cerradas curvas y profundos precipicios se sucedían casi sin importar.
Este camino cruza las Sierras Grandes y el punto de máxima altura de la Pampa de Achala alcanza 2.200 msnm.
Esta Pampa es una planicie de altura con formaciones rocosas aborregadas y pastizales muy cortos, azotada con constantes vientos. En invierno, muy fría se cubre de nieve y/o hielo.
Nos detenemos en la hostería de “El Cóndor” (hoy cerrada) donde paramos a tomar algo y disfrutar del lugar.
Colocado sobre la pared detrás del mostrador yacía un enorme cóndor embalsamado, con sus alas desplegadas, que mediría unos 3 mts de envergadura. Impresionaba!!.
Seguimos adelante y volvemos a detenernos en el paraje de Villa Benegas, donde se elaboraba artesanías en cerámica negra. Se ofrecían en un puesto artesanal sobre el camino.
Continuamos, comenzó el descenso y arribamos a Mina Clavero. Se ingresaba con orientación NE (actualmente es sur), almorzamos y seguimos por RP 15 a Cura Brochero y Taninga.
Allí desvío al oeste por RP 28, hacia las Sierras de Pocho, pasar por Las Palmas con vistas de sus palmeras y varios extinguidos volcanes.
Luego de traspasar cinco túneles excavados en la roca y de distinta longitud, arribamos a los llanos de La Rioja, que contemplamos, allá abajo, iluminados a pleno sol.
Regreso a Taninga con parada en un almacén de campo a merendar y tomar algo: consistió en dos sándwiches de salame y una cerveza bien fría dado que el calor apretaba.
Retomamos la RP 15 al norte, traspasamos Salsacate, San Carlos, La Higuera y Villa de Soto.
Allí continuamos por RP 38 a Cruz del Eje y al sur por el conocido Valle de Punilla hasta Casa Serrana, justo para la cena.
Las duchas habrán quedado para antes de dormir o para la mañana del día venidero, pues la jornada fue larga, con una extenso regreso, pero magnifica por lo visto y conocido.
Que nos dejó?
Se modificó la vieja traza del camino de Pampa de Achala; ya no cruza los puentes colgantes ni traspasa la hostería de “El Cóndor”, ni Villa Benegas e ingresa a Mina Clavero por lado sur.
Se construyó la nueva RN 20 con un ancho asfalto (en partes tiene hasta tres manos), con amplias banquinas que permiten detenciones, un ágil y seguro viaje, aún en condiciones adversas.
Para abrir este camino debió dinamitarse extensos tramos de paredes de rocas.
Nuestra recomendación: es hacerlo a baja velocidad, despacio y sin apuros para gozar de la belleza del paisaje.
Comentario Final:
Un buen viaje, disfrutamos del camino de montaña con sol y calor cordobés.
Hoy no se puede repetir, ya no es el mismo; se fueron el ripio y los puentes, llegó el asfalto.
Tenemos atesorado haberlo conocido y recorrido en su traza original.
Hoy lo hacemos por el asfalto y sin pensar, lo comparamos con aquel: que hermoso fue!!!
Ah, también pasamos la luna de miel.
Las fotografías corresponden a agosto/2001.
Experiencia vivida por Carlos Massarutto y Susana Villa- Lomas del Mirador- Bs As- octubre/1973.

martes, 25 de noviembre de 2008

Paso San Francisco y Termas de Fiambalá.

Fuimos al Paso Internacional y a las Termas.
*Fecha del viaje: setiembre/2.005.
*Integrantes: los abuelos Carlos Massarutto y Susana Villa, solos en el Renault 9 std.
*Itinerario: de Lomas del Mirador a Capilla del Monte (Córdoba), Villa Unión y Chilecito (La Rioja). Fiamb de altoalá en la pcia de Catamarca, Anillaco (La Rioja), Dean Funes, Río Ceballos (Córdoba) y regreso a casa.
*Extensión: 4.300 km. en 13 días.
Prólogo. Luego de transitar por La Rioja queríamos recorrer y conocer ese extremo de la provincia de Catamarca.
Teníamos como meta anclar en Fiambalá, para intentar alcanzar el Paso San Francisco.
Es el cruce natural sobre la cordillera de Los Andes a 4.750 msnm, limítrofe con Chile.
Altitud muy respetable con solo imaginarse 4,8 km hacia arriba, subir 48 cuadras.
Comparable con la distancia entre Plaza de Mayo hasta Primera Junta o Plaza Italia.
RELATO.
Jornada 7- viernes 23/09/05: En la tarde de un viernes 7/09/05 llegamos a Tinogasta luego de transitar polvorientos caminos de la antigua traza de la RN 40.
En esta ciudad nos aprovisionamos del combustible necesario (repostamos al tanque del auto y llenamos un bidón grande adicional que portábamos) dado que a partir de allí no existen estaciones de servicio.
Nos encaminamos a Fiambalá, 53 km por RN 60 traspasando San José, Santa Rosa, La Aguadita y San Pedro, por un lindo camino asfaltado entre dunas, montañas y sol; pero observando amenazantes manchones de obscuras nubes por sobre los picos de los cerros del oeste: un cielo negro plomizo que impresionaba.
En el ingreso al pueblo nos informamos en gendarmería sobre el paso San Francisco: imposible y cerrado por tormentas y mucha nieve en la alta cordillera.
Fiambalá se encuentra ubicada entre la ladera de la cordillera de Los Andes al oeste, la cordillera de San Buena Aventura al norte y las sierras de Fiambalá al este, cercana al filo del Calvario y a una altura de 1550 msnm.
Sus primitivos pobladores fueron Los Cacanos (aborigen de alta montaña) y fiambalos (parcialidad calchaquí de diaguitas).
Se sostienen dos orígenes sobre su denominación: una de ellas, zona de “Pianwalla” de Los Cacanos y que significa “penetración a la alta montaña”; la segunda, “zona de fuertes vientos”.
Se duda de la primera alternativa, por la utilización y orígen de la letra “w”.
Jornada 8- sábado 24/09/05: nos decidimos a encarar el camino hacia el paso internacional de San Francisco.
Solicitamos información sobre las condiciones climáticas en la alta montaña a personal de la oficina de Turismo, que vía TE con el puesto de Gendarmería de Las Grutas, responde: paso cortado por continuar el temporal con intensas nevadas y tránsito muy peligroso, recomienda además no llegar siquiera a al puesto.
Nos dijimos: ¿qué hacemos?. La respuesta fue: “y vamos… hasta donde lleguemos”.
Un matrimonio de Colonia Caroya con un Fiat Palio se interesó en la excursión y partimos juntos hasta donde se pueda llegar, sin arriesgar el pellejo dado que hay que seguir conociendo.
Retomamos la RN 60 pavimentada rumbo oeste, pasamos por Guanchín, pequeño caserío de pircas, siguiendo con un paisaje semiárido, arenoso pero con hermosas vistas de los cordones de montañas solapadas unas detrás de otras que asciende suavemente por el bolsón de Fiambalá hasta a la cuesta de Loro Huasi.
Allí la ruta se angosta y emprende un sinuoso ascenso entre fuertes relieves arcillosos junto al río Guanchín de poco caudal con excepción de las épocas de lluvia y deshielos del verano.
Se pasa por El Chañaral y por El Algarrobal, para que a partir aproximadamente del km 50 (tramo de ripio), el paisaje se encajona para formar un estrecho cañón rocoso lleno de curvas y con un intenso colorido conocido como Las Angosturas.
Esta pintoresca quebrada se abre hacia Chaschuil, para luego girar el camino al norte, y junto al río internarse en el valle cordillerano el mismo nombre por unos 100 km que lo recorre en una interminable recta de suave pendiente entre faldas andinas de escasa vegetación.
En este tramo se presentó un inconveniente: se cortó el cable del embrague de nuestro R 9.
Bueno manos a la obra: teníamos uno de repuesto, así que deslizamos el auto a la banquina (por suerte fue el un lugar amplio y sin peligro), retiramos el roto, colocamos el nuevo y probamos: no embragaba.
No le encontramos la solución a la regulación automática del pedal.
En base a lo que ya habíamos visto y las escazas posibilidades de llegar o acercarnos (100 km por medio) al puesto de gendarmería, decidimos girar en regreso a Fiambalá, sin la funcionalidad del embrague y metiendo los cambios de trepo, a la fuerza.
Arrancar en segunda y viajar lento era la consigna. Pasar al tercer cambio significaba elevar las revoluciones del motor y con mano bien firme forzar el ingreso de dicha velocidad, esperando no oír chillidos de la caja.
Transcurrió todo normalmente, aunque el regreso en descenso y a baja velocidad insumió bastante tiempo.
Nos quedó sin conocer el tremo final del camino y sin cumplir la meta de alcanzar el paso cordillerano.
Igualmente no hubiéramos pasado por el temporal.
Integrará la excusa por un pronto regreso.
Posterior a almorzar en la hostería y hacer regular el embrague por un mecánico, partimos a conocer las Termas de Fiambalá.
Distante a 15 km al SO de la ciudad, por ruta pavimentada en dirección a las sierra de Fiambalá, que atraviesa llanos hacia la linda quebrada Las Pircas en una tarde de fuerte viento sur que trasladaba nubes de arena de un costado al otro de camino.
Las termas se ubican en una quebrada de 2300 msnm con manantiales y vegetación que sombrean las terrazas pircadas donde se embalsan las aguas termales.
De épocas precolombinas, conserva su encanto natural y contienen las aguas que brotan en lo alto a 80 grados, y que en su caída por alrededor de 20 rústicas piletas de piedra escalonadas, se van enfriando hasta los 30 grados y dando una agradable gradación de temperatura para el uso.
Nos encontramos con el matrimonio cordobés, charlamos y pasamos lo que quedaba de la tarde y regreso.
Cena con los compañeros de viaje, sufrir con una granizada (por suerte corta y leve) e intensa lluvia. El temporal también había llegado a Fiambalá.
Comentario Final:
-No pudimos completar todo lo que habíamos planeado hacer, pero lo que hicimos fue muy fructífero.
-Se nos presentaron algunos inconvenientes que nos dio algo de bronca, pero una vez superados lo sentimos como algo más que contar, usarlos como experiencia y estar prevenidos para otras oportunidades.
-Una vez más el Renault 9, un FENOMENO, ni una sola pinchadura en todo el viaje !!!!
Sobre el cable del embrague cortado: nos dijo: “vine de fábrica en el 94 y duré hasta ahora, cuanto más querés que aguante todavía??.
Tiene razón, omití reponerlo dentro de los límites normales de uso; ahora ya esta preparado para el viaje siguiente... solo hay que llenar el tanque !!!
- Lo que nos quedó pendiente de conocer constituye la nueva meta a encarar en un futuro cercano. Que excusa no ????.
Experiencia vivida por Carlos Massarutto y Susana Villa- Lomas del Mirador- Bs As- setiembre/2005.